24/11/2017 13:57

El acusado de matar a un bebé defiende que no la zarandeó y que intentó salvarle la vida

madrid | 15.11.2017 - 08:29h

AGECNCIAS

Marcos V.V., acusado del homicidio de una bebé de cinco meses mientras la cuidada en Alcorcón, ha defendido en su declaración ante el juez que no zarandeó a la menor y que intentó salvarle la vida siguiendo las instrucciones del SUMMA. Durante la primera sesión del juicio, celebrada este miércoles en la Audiencia Provincial de Madrid, la Fiscalía ha reiterado su petición de 16 años de prisión para el acusado, al tiempo que le reclama una indemnización de 240.000 euros para los padres de la niña. Por su parte, la acusación particular ha reclamado 20 años de cárcel.

Marcos ha explicado que vivía junto con su tía y su marido (padres de la niña) en un domicilio de la Avenida Villaviciosa de Alcorcón, donde le dejaron "en muchas ocasiones a cargo de la menor", algo que han negado los padres, que aseguran que fueron "una o dos veces".

El acusado, que ha pedido su libre absolución, ha relatado que se quedó a solas con Sheila, la bebé de cinco meses, porque el padre de ésta había ido a traer del colegio al niño de Marcos. Esto ha sido corroborado por el padre de la menor.

Una vez solos, Marcos ha explicado que la bebé se encontraba en el sofá viendo dibujos en la televisión, y que en un momento determinado empezó a mostrar síntomas de falta de respiración. Todo esto mientras él se encontraba limpiando el baño. Según el padre, la menor se quedó en su carro que se situaba en la cocina.

Cuando se percató de la situación de la niña, Marcos acudió a su auxilio "agarrándola por la axila y llevándola hacia su pecho para intentar aliviarla". Después, llamó hasta en tres ocasiones al SUMMA.

Estas conversaciones se han reproducido en la sesión de este miércoles, y en ella se escucha a Marcos angustiado y reclamando que viniera la ambulancia. Además, un médico le dio una serie de instrucciones para intentar salvar la vida de la niña. "La quería como si fuera mi hija, estoy acostumbrado a tratar niños porque tengo cuatro", ha contado visiblemente emocionado Marcos, a lo que el padre de la menor ha contestado que "dio 4 o 5 puñetazos a uno de sus hijos, tenía un carácter muy fuerte".

"Durante el primer mes de convivencia fue muy bueno con la niña pero tenía cambios de humor, un día estaba bien y al siguiente mal", ha relatado la madre de la bebé, para añadir que la doctora que la atendió defendió que la habían zarandeado "4 o 5 veces".

Sheila, que llegó al hospital en parada cardiorrespiratoria recuperada por los sanitarios de los servicios de emergencia, entró en coma y fue intubada, según han relatado los médicos de la Fundación Hospital de Alcorcón que la atendieron, pero "sin ningún gesto de violencia física".

ACUSACION DE LA FISCALIA

Según se desprende del escrito de acusación, el 17 de marzo de 2015 el acusado se encontraba al cuidado de una bebé de cinco meses en un domicilio de Alcorcón donde la niña residía con sus padres.

La Fiscalía señala que por "razones desconocidas" el acusado agarró "fuertemente" por la cintura al bebé y comenzó a zarandearlo de forma brusca. A consecuencia del zarandeo la niña sufrió un traumatismo encefálico "con producción de hemorragia intracraneal" que fue revertida en el propio domicilio por los servicios de Emergencias 112.

Posteriormente la niña fue llevada primero a la Fundación Hospital de Alcorcón y más tarde al Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid donde falleció dos días más tarde por fracaso multiorgánico y muerte encefálica consecutiva.

24/11/2017 13:57