21/04/2018 13:24

El Gobierno aragonés cree que lo peor ha pasado y rebaja el nivel de alerta

sociedad | 17.04.2018 - 15:06h

Redacción Agencias

El consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, ha señalado hoy que los datos en torno a la crecida extraordinaria del río Ebro son "optimistas", que "lo peor ha pasado ya" y que acaban de rebajar el nivel de emergencia en la zona del 2 al 1. Esto significa que la Unidad Militar de Emergencias (UME) dejará de actuar en la zona de forma escalonada, aunque todavía continúa parte de su operativo en la Ribera Baja, ha informado Guillén a los medios al término de una nueva reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (Cecopi) en el 112 Aragón.

Guillén ha explicado que el cauce del Ebro está bajando de una manera "ostensible", 75 centímetros en las últimas horas, y ha asegurado que no se van a registrar mayores problemas aguas abajo, más allá de alguna incidencia resuelta en Sástago o la inundación del colegio en Velilla, que ha calificado de "menores".

Del mismo modo, ha aseverado que dada la situación, espera que el realojo de las personas con movilidad reducida trasladadas de sus casas se pueda realizar "desde ya".

Por otro lado, ha apuntado a importantes daños, fundamentalmente en la huerta y en las infraestructuras, pero esos se evaluarán más adelante, "con un poquito más de tiempo", y se situarán en torno a un 10 por ciento menos que las afectadas en la riada de 2015.

Ahora, el Gobierno autonómico permanece en prevención, dado que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que pueda llover el próximo fin de semana y que a ello se pueda unir al deshielo por el aumento de las temperaturas.

En este sentido, el consejero ha considerado que la Confederación Hidrográfica del Ebro tiene "perfectamente controlados" sus pantanos, los cuales está vaciando en este momento para que tengan suficiente capacidad en el caso de que se produzca el deshielo.

EN TARRAGONA SIGUE LA BÚSQUEDA DEL DESAPARECIDO

Los servicios de emergencia han retomado este martes al amanecer la búsqueda de un pescador desaparecido el domingo por la tarde en la desembocadura del río Ebro, en la provincia de Tarragona.

Un helicóptero y una embarcación de Salvamento Marítimo, una patrullera de la Guardia Civil y una lancha de la Cruz Roja buscan al hombre desaparecido por mar y aire, mientras que los Mossos d'Esquadra mantienen un dispositivo terrestre, han informado Salvamento Marítimo y la policía catalana a Europa Press.

El hombre, de origen senegalés, salió a pescar a bordo del barco 'Anais', de cinco metros de eslora, y los servicios de emergencias recibieron el aviso de su desaparición a las 16.42 horas del domingo, momento en que Salvamento Marítimo inició el dispositivo de búsqueda.

21/04/2018 13:24