15/12/2017 13:20

Tras la pista 05.12.2017

Tras la pista | 05.12.2017

ASESINATO DE LA VIUDA DEL BANQUERO

El juez ordena al yerno que entregue las claves de su ordenador y de su teléfono móvil. Los dispositivos móviles del yerno están encriptados, lo que imposibilita acceder a ellos. El abogado del yerno ha respondido que, aunque ya entregó las claves, lo volverá a hacer. El juez va a entregar al abogado del yerno las fotos de las huellas dactilares encontradas en el coche. Tres de las cuatro huellas encontradas corresponden a la víctima. La otra, no se sabe.

El juez accedió a practicar una prueba de ADN a todas las personas que estuvieron cerca de la víctima. Los restos biológicos hallados en los casquillos junto al cadáver no se corresponden con los del yerno. La instrucción está prácticamente finiquitada, a falta de las últimas pruebas ordenadas. El yerno es el único sospechoso, pero el juez lo dejó en libertad poco después de detenerlo. El ambiente familiar era irrespirable: las hijas de la viuda y sus maridos no se hablaban con el hijo.

VENENO EN LA CASA CUARTEL. CONDENADO A 22 AÑOS

Un matrimonio de guardias civiles y su hijo, envenenados por un superior de la mujer. El brigada estaba obsesionado con la mujer, a la que echó plaguicida en la comida. El brigada entró en la vivienda de la pareja de agentes y echó insecticida en el arroz cocido. El agente ha sido condenado a 22 años de cárcel por intento de asesinato y allanamiento. El matrimonio, mosqueado, había instalado una cámara oculta en el comedor de su vivienda. El matrimonio vivía en un permanente estado de psicosis y ansiedad desde hacía meses.

El insecticida que el brigada de la Guardia Civil echó en la comida de los agentes es letal. No era la primera vez que el brigada entraba en la vivienda del matrimonio de guardias civiles. El condenado sabía que el marido de la agente estaba siendo tratado con quimioterapia. El niño de la pareja de guardias civiles, al que también pudo envenenar, tiene 3 años. El brigada llegó a escribir sus planes en un documento, que guardaba en un pen drive.

EL CRIMEN DE LA GUARDIA URBANA. NOVEDADES EN EXCLUSIVA

Albert dice que llegó a las tres de la mañana a casa de Rosa y que el crimen ya había sucedido. Según la versión del detenido, Rosa le llamó para que le ayudara a esconder el cadáver del marido. Albert dice que Rosa se derrumbó y le pidió entre lágrimas que no le denunciara por el asesinato. Rosa, según Albert, le presionó con que si la delataba, las niñas se quedarían sin poder verla. Albert asegura que está arrepentido de no denunciar ese día lo que vio y lo que le contó Rosa. El detenido dice que lo hizo todo porque Rosa le dio pena, aunque ahora dice que está arrepentido de ello.

Albert afirma que el día del crimen se produjo una fuerte discusión entre Rosa y el muerto. Según el detenido, la discusión entre Rosa y Pedro fue lo que provocó que ella lo matara. Albert afirma que las niñas de Rosa contaron que vieron a su madre con la ropa manchada de sangre. La versión de Rosa es radicalmente contraria: ella afirma que fue Albert quien mató a Pedro.

EL CRIMEN DE SANFERMINES. EL ASESINO DE NAGORE ANDA SUELTO

El hombre que mató a Nagore está libre y trabaja en una clínica como investigador de psiquiatría. José Diego Yllanes está en tercer grado y ha sido contratado en un centro privado de Madrid. Nagore se negó a mantener relaciones íntimas con Yllanes y él perdió la cabeza y la mató. Nagore fue golpeada y brutalmente estrangulada. Luego el asesino le seccionó el dedo. Las redes sociales han ardido al hacerse eco de la contratación en la clínica de psiquiatría.

Nagore fue asesinada en 2008 y se abrió un debate sobre la culpabilización de las víctimas. La madre de la joven asesinada compara su caso con el de la víctima de La Manada. La madre de la joven cree que a la víctima de La Manada también se la está juzgando, como a su hija.

SECUESTRADO EN TOLEDO

Estamos hablando con la madre del joven que hace unos días fue raptado por tres delincuentes. Una peligrosa banda de delincuentes tenía atado y amordazado al hijo de esta mujer en un local. Esta mujer habló por teléfono en varias ocasiones con los secuestradores de su hijo. La Guardia Civil ha detenido a los secuestradores del hijo de esta mujer, dos españoles y un rumano. Los secuestradores exigieron a la familia del joven un primer pago de 45.000 euros a cambio de liberarlo. Amenazaron a la familia con acabar con la vida del joven si alertaban a las fuerzas de seguridad.

Hablamos con la madre del chico secuestrado.

15/12/2017 13:20